¿Cómo evitar trombos en tu organismo?

ssp

21 mayo 2020

No hay comentarios

¿Cómo evitar trombos en tu organismo?

El masaje linfático y otros consejos que te vamos a dar pueden ayudarte.

 

La trombosis es una enfermedad producida por coágulos que se forman en nuestro organismo, principalmente las extremidades, cuando parte de este coágulo se desprende y circula por nuestro torrente sanguíneo puede alojarse en algún órgano vital pudiendo producir graves lesiones.

 

Existen factores de  riesgo que podremos paliar y otros que no, pero que nos deben mantener alerta para evitar futuras complicaciones.

 

Tenemos algunos factores externos, como son las enfermedades hereditarias que pueden acentuar la formación de coágulos, largos períodos de inactividad propiciados por lesiones o estancias hospitalarias, embarazos, que aumentan la presión en las venas de las piernas, tratamientos hormonales, ciertos tipos de cáncer o la edad.

 

Otros vienen derivados de nuestro estilo de vida o de los malos hábitos que vamos adquiriendo, como fumar, el sobrepeso o permanecer durante largos períodos sentado o tumbado.

 

Pero podemos prevenirlos siguiendo algunos consejos.

  • Realizar periódicamente masajes linfáticos que favorecen la circulación de la linfa, mejora cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos y el resultado es una mejora en la circulación de retorno, una depuración efectiva del organismo y una activación del sistema inmunológico.
  • Mantener una actividad física regular, que favorezca el flujo sanguíneo, evitando en la manera de lo posible permanecer mucho tiempo sentados, si por nuestro trabajo o por cualquier otra causa no pudiéramos evitarlo es recomendable hacer estiramientos o movimientos de flexión con el pie y la pierna y procurar no cruzar las piernas durante mucho tiempo.
  • Beber suficiente líquido, unos 2 litros diarios
  • No fumar. Todos conocemos sus efectos nocivos, sus toxinas se van acumulando en el torrente sanguíneo reduciendo el oxígeno y haciendo la sangre más espesa.
  • Mantener un peso saludable, el sobrepeso aumenta la presión que tienen que soportar las venas de las piernas y eleva el riesgo de sufrir un trombo.
  • Evitar utilizar pendas muy ceñidas que no permitan una circulación sanguínea fluida y en cuanto a nuestros zapatos es preferible que sean planos.
  • En casa podemos aplicarnos, en las extremidades, duchas alternas de agua fría y caliente que fortalecerán el tejido conectivo y mejorarán la circulación.
  • Si tienes mala circulación se recomienda dormir con las piernas elevadas unos 20 centímetros por encima del corazón.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina C, aumentarán la producción de colágeno y elastina mejorando la elasticidad de las paredes de venas y arterias.

 

Y por último debes recordar que si tienes dolor persistente en las extremidades y no recuerdas ninguna causa que lo hubiera producido, un esguince, golpe, etc. Y tienes factores de riesgo que puedan propiciar un trombo, merece la pena que acudas a un especialista para que te valore.