¿Cómo podemos mejorar la retención de líquidos en nuestro organismo?

ssp

11 marzo 2021

No hay comentarios

¿Cómo podemos mejorar la retención de líquidos en nuestro organismo?

La retención de líquidos es una acumulación excesiva de líquido en los tejidos corporales producido por un desequilibrio de los niveles de agua y solutos que se encuentran en los diferentes compartimentos de nuestro cuerpo. Como consecuencia se forman edemas, que es un aumento anormal del volumen intersticial y es uno de los problemas más preocupantes a la hora de controlar peso y volumen.

 

Es importante conocer las causas por las que retenemos líquidos, su origen puede ser un mal funcionamiento circulatorio, hepático o renal, en cuyo caso debe ser tratada por un profesional de la medicina. Si su origen no procede de una patología y si de malos hábitos, podemos darte unos pequeños consejos para mejorar la retención de líquidos.

 

Los síntomas que nos pueden poner en alerta son un aumento de peso sin motivo aparente, aumento de volumen en la zona abdominal, bolsas bajo los ojos, una disminución en la micción o en la sudoración e hinchazón en tobillos y piernas.

 

Las causas que lo producen ya hemos comentado que pueden tener un origen patológico que debe ser tratadas por un especialista. Otras causas que lo producen pueden ser la dilatación de las venas en épocas que las temperaturas aumentan, embarazo, mala alimentación, sedentarismo y el sobrepeso.

 

Para mejorar la retención de líquidos debemos:

  • Cambiar nuestros hábitos alimenticios.
  • Principalmente el consumo de sodio y los alimentos que lo contengan en grandes cantidades, como los alimentos preparados, las conservas, los embutidos, las salsas, los snacks, … Los alimentos por norma general ya contienen las sales minerales necesarias sin tener que añadirles más. Es simplemente acostumbrarnos a los sabores originales. Consumir alimentos ricos en potasio como los plátanos nos ayudará a contrarrestar los efectos del exceso de sodio.
  • Consumir ensaladas verdes, carne blanca y alimentos como la alcachofa, los espárragos (blancos o verdes pero en fresco) frutas, como la papaya o la sandía o algas marinas contribuirán a la eliminación de líquidos y toxinas.
  • El consumo de algunas plantas medicinales como el abedul, la pilosela o la cola de caballo pueden mejorar la retención de líquidos.

 

En general debemos comer de la manera más sana posible.

  • Realizar actividad deportiva para activar la circulación. En el trabajo es conveniente si permanecemos mucho tiempo sentados, cada cierto tiempo, levantarnos y caminar o al menos si estamos sentados mover las piernas y los dedos de los pies para activar la circulación.
  • No llevar ropa ajustada, sobre todo en la zona de las caderas y las inglés, que evite la correcta circulación sanguínea.
  • Beber mucho líquido de forma habitual.
  • Colocar las piernas en alto mejora la circulación y evita la retención de líquidos.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Evitar dormir boca abajo, el hacerlo dificulta la correcta circulación de líquidos por el organismo.
  • Fármacos: existen determinados medicamentos de uso común, como por ejemplo algunos antiinflamatorios, que favorecen la retención de líquidos. Si crees que este podría ser tu caso, consúltalo con tu médico.
  • Masajes drenantes. Esta técnica profesional facilita la eliminación del estancamiento de líquidos en nuestro cuerpo. Además, puedes potenciar su efecto en casa con cremas específicas.

 

En todo caso es fundamental determinar las causas que producen la retención de líquidos para poder aplicar el tratamiento más adecuado.