Complementos nutricionales que debemos tomar después del verano

ssp

06 septiembre 2021

No hay comentarios

Complementos nutricionales que debemos tomar después del verano

La mayoría de nosotros ha concluido sus vacaciones y es el momento de volver a la rutina diaria y hacer frente al estrés y el cansancio.

 

Una forma de afrontarlo es el consumo de complementos nutricionales para aumentar nuestra energía y potenciar nuestro sistema inmunológico que puede verse afectado por la llegada del otoño y el invierno.

 

Si nuestra alimentación está equilibrada y es de buena calidad, que incluya verdura en cada comida, huevos con regularidad, 2 o 3 raciones de carne blanca y pescado a la semana y prescindimos del azúcar y de los alimentos procesados, con la aportación de vitamina C y D sería suficiente.

 

La vitamina C.- Mejora nuestra salud cardiovascular, la sensación de cansancio, el estrés y refuerza nuestro sistema inmunológico, ya que los glóbulos blancos utilizan esta vitamina para hacer frente a los agentes externos como los virus.

 

Su complementación dependerá, por ejemplo, de si somos fumadores o de nuestros hábitos alimenticios. La cantidad diaria aconsejada es de unos 80 mg, si el consumo es a través de la alimentación recordar que la vitamina C se conserva mejor en los alimentos crudos que en los cocinados y si es posible debemos realizar su ingesta en varias tomas, para que se absorba mejor.

 

La vitamina D.-  El cuerpo produce 15000 UI con 15 minutos de exposición solar, muy superior a las necesidades diarias, pero es sorprendente que en un país con tantas horas de radiación solar exista déficit de vitamina D y que haya que suplementarlo. Su uso debe prolongarse en el tiempo, al menos 6 meses, su efecto empezará a notarse a partir de las dos primeras semanas y debe imitar lo máximo posible al aporte solar, tomando dosis diarias bajas de 4000 UI al día.

 

OTROS COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS RECOMENDADOS

 

Si nuestra alimentación no es todo lo sana que desearíamos, podríamos incluir otros suplementos alimenticios.

 

El magnesio.- Si padecemos un cansancio exagerado, dolor de cabeza o problemas de atención podríamos incluir un aporte de 300 a 400 mg diarios repartidos en varias tomas en forma de citrato de magnesio o de glicinato de magnesio.

 

El zinc.- Paliar su déficit reducirá el número de catarros invernales, mejorará el estado de las uñas y pelo y la salud de la piel. Se recomienda su consumo en personas que llevan una dieta vegetariana o vegana, ya que este mineral es abundante en los productos animales y por otra parte un consumo alto de cereales y legumbres que contienen ácido fítico, bloquea la absorción del zinc. Su dosis debe estar comprendida entre 10 y 15 mg diarios.

 

Hierro.-  Su déficit se manifiesta especialmente en mujeres y sobre todo si su alimentación se basa en una dieta vegetariana o vegana. Previo análisis de sangre y comprobación que hay una baja concentración de ferritina podremos tomar este suplemento ya que su consumo es nocivo si no existe déficit.

 

Beta-glucanos.- Son polisacáridos que se encuentran en levaduras, hongos, y algunas plantas como cereales y algas y que estimulan el sistema inmunitario a través del intestino directamente después de ingerirlos. Se utiliza en tratamientos más cortos y en épocas más concretas. Se recomienda en personas de más edad y en dosis diarias de unos 250 mg.

 

Probióticos.- Son bacterias vivas que se encuentran en ciertos alimentos como los yogures, el chucrut y en complementos alimenticios, refuerzan la flora intestinal y nuestro sistema inmunológico. Se recomienda en personas, que aunque su dieta sea equilibrada, sufran de estrés u obesidad, si estás recibiendo un tratamiento de quimioterapia o radioterapia o simplemente si estás tomando antibióticos.

 

Si decidimos tomar complementos debemos decidir si optamos por complementos naturales o aquellos que nos ofrecen las empresas farmacéuticas, por lo general las formulaciones suelen ser prácticamente idénticas con la salvedad que en los alimentos naturales encontraremos mayor presencia de bioflavoides que mejoran la funcionalidad de las vitaminas.

 

Espero que estos consejos te sean útiles para que tu vuelta a la rutina sea menos estresante y estés menos cansada.