¿Es nuestro estomago el artífice de un bronceado perfecto?

ssp

05 julio 2021

No hay comentarios

¿Es nuestro estomago el artífice de un bronceado perfecto?

Olvídate de largas exposiciones al sol que pueden ocasionar quemaduras, descamación, sequedad, envejecimiento de la piel e, incluso, cáncer de piel y consigue un bronceado sano y duradero sin correr ningún riesgo.

 

Para ello iniciaremos un buen plan de alimentación semanas antes de exponernos a la radiación solar, para lograr estimular la producción de melanina, reforzar la resistencia de la epidermis a las agresiones de los rayos UV, facilitar la hidratación de la piel, proteger el colágeno y eliminar los radicales libres.

 

En este proceso la melanina es la clave.

La melanina es el pigmento que hace que la piel se vuelva más oscura, con la exposición solar su producción aumenta, lo que permite ponernos morenos. Absorbe las radiaciones ultravioletas convirtiéndolas en calor, evitando así que causen daños sobre los vasos más superficiales de la piel y sobre el ADN de las células.

 

Actúa como escudo protector contra el daño que provocan años de exposición de la piel al sol y que la vuelve flácida y frágil y la previene contra el cáncer de piel.

 

Alimentos que estimulan la producción de melanina.

Alimentos ricos en betacarotenos como la zanahoria, uno de los bronceadores naturales más conocidos, utilizado como principio activo en numerosos productos de belleza de la piel, o frutas y verduras de color amarillo y naranja (melocotones, albaricoques, melón , calabaza, níspero, mango …) y verduras de hojas verdes (espinacas, acelgas, lechuga, brécol,…) estimulan la producción de melanina pero además tienen una acción antioxidante y permiten eliminar los radicales libres que el organismo genera como respuesta a agresiones externas, como el exceso de sol, el tabaco, etc.. Su consumo es más efectivo en crudo o lo menos procesado posible.

 

Otros alimentos que estimulan la melanina son aquellos que contienen Vitamina D, como el pescado azul.

 

No debemos olvidar otros alimentos que colaboran en el bienestar de nuestra piel y que nos ayudan a mantener el bronceado.

 

La vitamina B que ayuda a mantener la elasticidad de la piel y protege el colágeno. Se encuentra en los cereales integrales y sus derivados.

 

La vitamina C por si sola además de su capacidad antioxidante, protege el colágeno y la elastina, fundamentales para la elasticidad de la piel, todos los cítricos, el pimiento rojo, la grosella negra, el kiwi, las coles o las espinacas, son ricas en esta vitamina.

 

Los antioxidantes: se incluyen alimentos que contienen vitamina C, zinc y luteína, presentes en una gran variedad de alimentos pero principalmente en frutas y verduras de color rojo, tomates, moras, berenjenas, frambuesas,…. Como curiosidad una copa de vino al día nos proporciona una alta concentración de antioxidantes además de ser cardiosaludable.

 

Los ácidos grasos favorecen que el bronceado dure más y están presentes en aceites vegetales, especialmente en el aceite de oliva, en el pescado azul y en los frutos secos.

 

Todos estos alimentos nos preparan para tomar el sol y conseguir un bronceado sano y duradero, pero no debemos olvidar que cuando estemos expuestos al mismo debemos hidratarnos, utilizar protectores solares, evitar las horas de mayor insolación, 12:00 a 17:00 y hacerlo en sesiones no superiores a 30 minutos.