Piernas cansadas. Consejos para aliviar sus síntomas

ssp

13 septiembre 2022

No hay comentarios

Piernas cansadas. Consejos para aliviar sus síntomas

Aunque pueden existir distintas causas, como problemas en las articulaciones, columna o cansancio crónico, lo más común suele estar relacionado con problemas circulatorios.

 

Esta patología se debe a una insuficiencia en la circulación de retorno que provoca una dilatación de las venas, impidiendo que la sangre fluya de manera ascendente y se estanque.

 

Physiotherapist massaging female patient with injured calf. Sports injury treatment.

La sensación que se produce es molesta pero no grave, puede alterar nuestra calidad de vida, debido a sus síntomas, como el dolor, presión, hormigueo o cansancio.

 

Para mejorar la circulación sanguínea tenemos en nuestro centro tratamientos como la presoterapia que activa la circulación a nivel venoso y linfático, los masajes circulatorios, linfáticos y drenantes, que favorecen y activan el riego sanguíneo, ayudan a la eliminación de toxinas y mejoran el intercambio de nutrientes.

 

Estos tratamientos podemos combinarlos con medicamentos, antiinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares que deben ser prescritos por un profesional médico y que contribuyen a mejorar la inflamación y el dolor de las piernas.

 

Otra alternativa es la fitoterapia. Las plantas pueden actuar sobre las paredes venosas para evitar su deterioro, como el castaño de indias, el ciprés, la centella asiática, el ginkgo biloba, el rusco o la vid o bien  favorecen la circulación sanguínea, como las hojas de olivo, el mirtilo, el meliloto, el romero, el espino albar o la vincapervinca.

 

Modificar algunos hábitos también contribuirá a la mejora de la circulación sanguínea.

Hidratación.-  Beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios favorecen la circulación sanguínea, pero no solamente debemos hidratarnos por dentro, también exteriormente con cremas que mejoren los síntomas, mitiguen el dolor, el hormigueo y ayuden a mejorar la circulación.

 

Controlar el peso.- Una dieta saludable, rica en fibra, baja en grasas saturadas y sal te hará que tu circulación sea mejor y que tengas menor retención de líquidos.

 

La ropa.- La ropa y el calzado muy ajustado dificulta el retorno de las extremidades inferiores hacia el corazón, fajas, cinturones, medias con elástico muy apretado resultan incomodas, por lo tanto es conveniente utilizar ropa holgada y no abusar de los zapatos de tacón alto.

 

Ejercicio físico.– La actividad física aporta múltiples beneficios, controla el peso y también evita la inflamación de las articulaciones. La contracción de los músculos de las piernas y pies ayuda a bombear la sangre, por lo tanto, caminar, nadar,  montar en bicicleta, yoga o pilates son deportes de bajo impacto para nuestras articulaciones que nos ayudarán a mejorar la circulación sanguínea.

 

Elevar las piernas.– Este sencillo gesto favorecerá la circulación de retorno de la sangre de las extremidades inferiores al corazón

 

Masajes.- Podemos masajear las piernas con una crema específica o darnos duchas de agua fría desde los talones hasta los muslos, siempre en sentido ascendente, nos proporcionara alivio e hidratación a nuestras piernas cansadas.

 

Estar mucho tiempo de pie o sentado.- Permanecer de pie o sentado durante largos períodos puede producir hinchazón y problemas de circulación. Si estamos de pie es conveniente alternar el peso del cuerpo en una pierna u otra durante periodos de tiempo o flexionar levemente las rodillas. Si estamos sentados, es conveniente cada media hora andar un poco. En todo caso pueden utilizarse medias compresivas que favorecerán la circulación sanguínea.