¿Por qué es importante la higiene facial?

ssp

10 marzo 2020

No hay comentarios

¿Por qué es importante la higiene facial?

 

La piel de la cara va perdiendo luminosidad y uniformidad debido a la exposición  constantemente a factores que afectan la calidad de nuestra piel (sol, clima, viento, cigarrillos, estrés, alimentación, maquillaje…). Estos agentes externos generan impurezas y grasa que van obstruyendo nuestros poros e impidiendo que nuestra piel respire adecuadamente.

 

Para conseguir que nuestra piel tenga un aspecto saludable y uniforme debemos integrar en nuestra rutina diaria la limpieza facial en casa, asesorándonos por un profesional, para elegir los productos más adecuados a cada tipo de piel.

 

Si vamos maquilladas debemos desmaquíllarnos utilizando discos de algodón impregnados en leche desmaquillante o agua micelar limpiadora, las toallitas desmaquillantes son una buena opción en viajes o si vamos con prisa, pero no para la limpieza facial diaria, y a continuación limpiaremos e hidrataremos nuestra piel, aplicando una crema o mascarilla hidratante.

 

Pero esto solo no es suficiente, periódicamente debemos realizarnos una higiene facial profunda, llevada a cabo por un profesional, que restaure la higiene de nuestro cutis, eliminando los puntos negros, los poros dilatados, los micro quistes… y todas aquellas imperfecciones que por separado no son gran cosa pero en conjunto afean nuestro rostro.

 

La higiene facial debe realizarse como máximo cada tres meses, aunque lo ideal sería realizar una al mes ya que cada 28 días mueren las células y al salir a la capa superficial de la piel obstruyen el poro y asfixian la piel, evitando que las cremas que utilizamos para su cuidado puedan actuar.

 

La higiene facial se debe realizar con sumo cuidado y combinando distintos tipos de productos, según necesite nuestra piel, para conseguir:

  • Eliminar las impurezas y las células muertas.
  • Retardar el envejecimiento de la piel.
  • Ayudar a remover los puntos negros.
  • Estimular la absorción de productos cosméticos.
  • Ayudar a la hidratación.

 

Siguiendo estos consejos conseguiremos devolver la luminosidad y vitalidad a nuestra piel, mejorando la textura y firmeza de nuestro rostro.